¿Cómo manipular a un hombre sin que se de cuenta?

Si quieres saber más acerca de manipulación o cómo ponerla en práctica, ponte en contacto enviando un correo a thedif@gmail.com.

El amor en tiempos de cólera

“El amor en los tiempos del cólera” no es más ni menos que un estupendo escrito en versión novela creada por Gabriel García Márquez, un artista nacido en Colombia durante el siglo XX. La obra, publicada durante la década del 80 (exactamente en el año 1985), nos lleva al momento exacto en el que la transición de los siglos XIX y XX ocurría dejando, en este caso, a ciertos tres personajes con su vida totalmente expuesta al lector.

En un impactante círculo amoroso, que también puede apreciarse en el cine (“Love in the Time of Cholera”), el escritor logra transmitirnos la idea de que el amor verdadero es algo que dura mucho más que cualquier otro sentimiento en el tiempo y que logra mantenerse a través de él de forma implacable.

Cómo manipular a un hombre sin que se dé cuenta

¡Stop! ¿Esto es para saber cómo manipular a un hombre sin que se de cuenta? Soy hombre. Creo que puedo responder a la idea y es que observemos nuevamente, luego de haber hablado en un artículo anterior de que la honestidad era tal vez la mejor manera de manipular, cómo es que en el amor, las mujeres manipulan a los hombres. La manipulación se da desde el origen de las razas cuando una hembra, por la simple atracción sexual, se veía expuesta a la atención del macho. Muchos son los factores que se interponen en un cálculo del nivel de manipulación y es que deberíamos tener en cuenta cosas como: tiempo, lugar, necesidad, cantidad de machos detrás, estatus físico de la hembra y mil y un más aspectos para por decir si la manipulación sobre el macho es excesiva o no.

Los tiempos han cambiado y, saliendo del resto de los animales, el Ser Humano actualmente se anda con varias vueltas frente a la chance de sexo. Se habla por un lado de sexo afectivo, por otro de sexo atractivo, y de tantas variedades de vínculo que ya cada cultura (relacionada a un espacio geográfico) puede hacer que una manipulación sea totalmente diferente de otra.

Para contestar la pregunta original es debido dividirla en dos etapas:

¿Cómo manipular a un hombre?
¿Cómo hacerlo sin que se de cuenta?

Bien, es simple de entender que cuando una mujer se acerca, consciente o inconscientemente está generando siempre una atracción física por parte del macho, salvo en ocasiones excepcionales vinculadas generalmente al razonamiento de cualquier origen.

Para seguir con esta explicación, pasaré a hablar de mi mismo como hombre y empezaré por aclarar que, luego de dicho lo anterior, la clave está en que la mujer se dé cuenta de que siempre está manipulando y de la forma en que lo hace. Sucedido eso, ya entenderá por naturaleza los pasos a seguir, probablemente coincidirán con los diferentes niveles de:

Esquema de factores valorados frente al inicio de una nueva relación socio-personal:

· Sensaciones Impactantes (Niveles: Lástima a Lujuria)
· Pensamientos Producidos (Niveles: Simpleza a Complejidad)
· Asociacion de Status (Niveles: Bajo a Alto)

Una mujer representa, para un hombre, un cuadro de posibilidad, un conjunto de elementos, una especie de areté primero personal y luego social que es el que generará el primer impacto y el consecuente resultado final sobre cuán manipulable resulte en la relación generada.

Mezclando las variables de más arriba, podemos entender que los niveles más altos podrían, para los más pretenciosos significar la mujer perfecta como así los más bajos hacerlo para los más conformistas o simplistas. La clave nº1 para manipular está en ser conscientes de cuáles son los recursos que la mujer implica por naturaleza para atraer al hombre en un mundo social. La clave nº2 está identificar el tipo de hombre con quien pretende llevar acabo éste acto, típico de naturaleza persuasiva femenina (Y lo digo con una mezcla de pasión y rencor que no deja de resultar en un infinito amor simulado a la mujer).

Veamos los diferentes tipos de hombres que alguien se podría encontrar.

Si bien todos somos distintos (y es que podrán decir que no es así pero con solo pensar que cada uno le haremos pasar por un problema diferente), se puede decir nos parecemos en algunos detalles generales como por ejemplo la atracción por la hembra y el gusto por el sexo. Detectemos esas similitudes para generar los grupos masculinos.

Clasificación del grupo sexual masculino según su comportamiento social:

Grupo Alfa = Sensual, Nunca seduce, Extrovertido, Se expresa con su cuerpo.
Grupo Beta = Imitación del Alfa, hasta en la forma de vestir. Un poco más titubeado o vacilado.
Grupo Gama = Hablador, Cuenta sus hazañas, Siempre busca Status Social
Grupo Delta = Atracción por el pensamiento lógico, Buscan quienes dependan de ellos, Aparentan Seguridad
Grupo Épsilon = Imita al Alfa, Beta, Gama, Delta, Humilla al resto, Preocupado en exceso por su imagen
Grupo Zeta = Quejoso, Se excusa para trabajar poco, Gusta de dar lástima, Busca depender de otros
Grupo Omega = No sabe qué se siente ser libre, No respeta a las personas, Suele comer sólo

Esta clasificación es algo ya más que popular y, al parecer, ha pasado de ciencia casi a ficción y pareciera que es una forma hecha y cuasi-derecha de andar hablando de los hombres. Grave error es hacerlo a simple vista, ya que usualmente el hombre pasa por varias de esas etapas a lo largo de su vida y, se quiera o no, será necesario identificar primero qué etapa es la actual para luego identificar el tipo de hombre a manipular.

Tanto el Esquema de principales factores valorados en rrss (Relaciones Sociales) como el de la Clasificiación del grupo sexo M deben ser leídos de manera correcta ya que, de lo contrario, toda esa información sería utilizada en vano y no permitiría concretar ni la Clave nº1 (Ser conscientes de cuáles son los recursos que la mujer implica por naturaleza para atraer al hombre) ni la Clave nº2 (Identificar de forma correcta el tipo de hombre al que se quiere manipular).

Personalmente, recomiendo al interesado una investigación previa de cada grupo de clasificación masculina. Y para el caso del Esquema de factores sociales, debido a que es de 100% obra de mi intuición, lo interpretaré por arriba aunque no tengo muchas ganas (Hay un ser humano detrás de este artículo de casi dos mil palabras).

Esquema de factores valorados frente al inicio de una nueva relación socio-personal:

· Sensaciones Impactantes (Niveles: Lástima a Lujuria)
· Pensamientos Producidos (Niveles: Simpleza a Complejidad)
· Asociacion de Status (Niveles: Bajo a Alto)

Al hablar de sensaciones impactantes, nos referimos a aquellas emociones que resultan de la activación de ciertas regiones del cerebro que resultan fundamentales en el proceso de relacionamiento humano. Regiones como Amígdala Cerebral son las que se activarán y responderán a cualquier impulso iniciado por la mujer a lo largo de la relación persona a persona. Es necesario demostrar naturalidad en cualquier impulso a modo de que las reacciones en el hombre sean siempre, o la mayoría de las veces, con plena confianza. De ahí el futuro de la relación.

Los impulsos, luego de sucedidos por el camino alto del cerebro , llegaran al lóbulo prefrontal y, una vez ahí, se harán de la conciencia del hombre y, en este caso, deberían generar un sentimiento impactante de lástima o lujuria que repercutirá de distinta manera de acuerdo al grupo masculino al que pertenezca.

Decidir dar lástima o lujuria será algo fácil, luego de detectar el tipo de hombre con el que se está relacionando y cuáles son sus necesidades. Un hombre puede pasar a depender de una relación por sentirse fuerte luego de apoyar a alguien que le dé lástima o sentir que es un logro estar frente a una belleza semidesnuda que se le puede estar presentando en directo, o no.

Pensamientos Producidos. Como acto de reflejo, en cualquier relación humana, una persona produce en la otra con sus gestos, razonamientos y actitudes una serie de razonamientos que, tarde o temprano, en este caso el hombre asociará a una imagen que se puede nivelar de simple a compleja. Es importante emitir las señales correctas si la mujer quiere manipular a la perfección al hombre y dejar guardada en su consciente cierta información de ella. El cerebro es una computadora, asimilará lo que debe, guiándose por las pautas más convencionales: Complejidad o Simplicidad de razonamientos, gestualización, conversación, ritmos de la misma (ironias, pausas/silencios, etc), etc. Nuevamente, dependiendo del macho, la imagen que la mujer quiera guardar en él, va a variar.

Asociación de estatus: Siempre, es necesario tener en claro qué estatus es al que apunta el hombre y, para ello, de bajo a alto, la mujer debe tener ciertas actitudes que el cerebro interpretará y asociará de acuerdo a las convenciones sociales a un nivel social en particular. Factores decisivos suelen ser: Intelecto, Dinero, Humor, Cultura, Comunicación, y otras capacidades. Será necesario saber si demostrarlas o, por el contrario, ocultarlas al máximo dependiendo del hombre a conquistar. Para dar un ejemplo práctico, es posible que un macho Gama o Delta, no requiera que alguien les demuestra que es mejor que ellos por lo que, llevar al máximo esas capacidades produciría tarde o temprano cierto rechazo por parte del hombre.

La estrategia lo será todo. Una vez el hombre guarde la información correcta, estará programado para depender y allí resultará totalmente manipulable. (Es necesario destacar que estos factores son sociables y no solo se dan de hombre a mujer sino también a la inversa y entre personas del mismo sexo). Por eso, la clave nº2 será la que terminará de destinar este conocimiento al Hombre y no hacia las rrss en general.

Ya se ha respondido la pregunta primera. ¿Cómo manipular a un hombre? con dos claves:

1º Está en ser conscientes de cuáles son los recursos que la mujer implica por naturaleza para atraer al hombre en un mundo social.
2º Está en identificar el tipo de hombre con quien pretende llevar acabo la manipulación.

Para finalizar, en pocas palabras, es necesario atacar a la segunda pregunta ¿Cómo manipular sin que se de cuenta?
Y es que aquí, para la mujer, la respuesta es sumamente sencilla, es un artista de la naturalidad en cada uno de sus actos. A mayor naturaleza, el hombre tiende a confiar más aún en la relación que se genera, sea del tipo que sea. En caso de que una mujer intentara persuadir a un hombre utilizando herramientas que no son convencionales o, simplemente no controla muy bien, la incomodidad no haría más que presionar al hombre con ciertas preguntas o actos que se pueden dar en cualquier momento de la interacción, y terminarían por despertar una serie de alertas enviadas por la Amígdala Cerebral. Caso en el que, dependiendo del tipo de persona (ya sin hablar de su clasificación sexual popular), la reacción será totalmente diferente y probablemente contraproducente en el proceso de manipulación.

Es necesario entender que por, manipular a un hombre, entendemos que en este caso se trata de una mujer u hombre que desee, por medio de la relación afectiva, introducir cierta información (subjetiva) en el cerebro de un ser humano del sexo masculino, basándose en su alta atracción emocional y los aspectos sociales que intervienen en ella.

Finalizado este texto, es posible decir que, en tiempos de cólera, de manera inconsciente, la protagonista del texto/novela nombrado al comienzo del artículo, logró manipular sin darse cuenta a una pareja que casi 55 años después se le volvería a acercar para pedirle matrimonio luego de quedar viuda.

Es muy importante entender cómo a veces, hombres y mujeres, estamos introduciendo cierta información en el cerebro de la otra persona sin siquiera darnos cuenta de ello. Logrando al final un desencadenante fatal para la relación con dicho ser humano.

Lectora, gracias por leer, recuerde que la naturalidad lo es todo.
Lector: Tenga cuidado con lo que le dicen, especialmente cuando parece muy natural.

Categories: Antropología Consejos y Guías Emociones Emociones NeuroPsicología Pareja Práctico Psicología Relaciones afectivas Relaciones Humanas Relaciones Sociales Sociología Tips

Tagged in: Tags: , , , , ,

About Diego Martín

Desde chico hasta grande llenando el vacío cultivé mi personalidad en base a comunidades y desarrollo de cultura en diversos ámbitos como la literatura, música, diseño, ciencias, comercio y otros rubros. Nacido en Montevideo en 1988 viví 10 años por los barrios de Aguada, Villa Muñoz y Punta Carretas, y me dediqué desde ese entonces a la composición en piano, y la participacion en concursos de cuentos y dibujo, obteniendo varios reconocimientos. 10 años después, 1998 implica un cambio en mi alrededor, pasando a vivir en Canelones y períodos esporádicos en Maldonado, (hasta el año 2004) donde pasé la parte más importante de mi madurez y crecimiento personal. En estos lugares aumentó mi relación con la música gracias a el impulso por parte de padres respecto a clases de piano y flauta dulce. Luego de varias idas y venidas vuelvo, 6 años después a Montevideo, donde comienzo mi actividad como artista en música (2004) y diseño (2006), "escribidor", y estudiante de comercio, comunicaciones, sistemas y relaciones públicas, actividades llevadas acabo hasta la actualidad.

2 thoughts on “¿Cómo manipular a un hombre sin que se de cuenta?

  1. Pingback: My Homepage

  2. Pingback: Perdido con mi blog – Sobre qué escribir – Diego De Franco

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>